728 x 90



Lliga Palmer Inmobiliaria Nostalgia. 1994-95, cuando el baloncesto le robó el protagonismo al fútbol (24/04/2020)

  • img
  • img
  • img

Lliga Palmer Inmobiliaria Nostalgia

Aprovechando el parón de las Lligues Palmer Inmobiliaria, comenzamos una serie que repasará momentos pasados de la máxima competición balear, tanto masculina como femenina, y que nos ayudará a contextualizar lo que ha sido y es hoy en día el baloncesto en las Islas.

Para comenzar este serial, nos trasladaremos a la temporada 1994-95, uno de los momentos más importantes del baloncesto español reciente.

Esa temporada nació la Liga EBA (acrónimo de Española de Baloncesto Amateur), heredera en cuanto a categoría de la desaparecida Primera División, no así en cuanto a organización y estructura. En ella participó como único equipo de Balears La Salle Mahón, tras haber sido el mejor equipo de las Islas en 2ª División catalano-balear el año anterior.

Esta reestructuración de categorías provocó que ningún equipo de Mallorca participase en competiciones interprovinciales durante la temporada 94-95, por primera vez en muchos años. También trajo consigo un cambio en la nomenclatura y composición de la categoría balear. Pasó de ser una Tercera División segregada por islas a ser un liga balear de 2ª División. Los participantes de esta Segunda División, grupo balear, fueron: Boscos Ciutadella , Alcázar y Opel Jovent Alaior, de Menorca; Ca Nostra y Ses Salines, de Eivissa y los mallorquines Perlas Manacor, Óptica Abel, Mallorca BC, Gesa Alcúdia y Gráficas García de Inca.

-Koldo, te llamo para hablar de la temporada 1994-95, no sé si la recuerdas, tú entrenaste al Gesa…

-Sí, no importa que me des más explicaciones. LA TEMPORADA.”

Este fue el inicio de la conversación que tuvimos con Koldo Alonso, entrenador del Gesa Alcúdia de la temporada 1994-95, lo que deja bien claro de que estamos hablando de un momento especialmente importante en el baloncesto moderno de Balears.

La presencia de un sólo equipo de las Islas en competiciones nacionales hizo que la Segunda División se convirtiese en una competición fuerte, en la que se entremezclaban jugadores veteranos con pasado ACB como eran Pou, De la Cruz, Cuevas, Paz Talán, Heredero o Vizcarra; jugadores peninsulares de calidad como Xavi Nin, Román Reverter, David Suñé, Lino González o Luis Jiménez y jóvenes prometedores como Albert Alzamora, Juanjo Pizà, Toni Fiol, Damià Soriano, Víctor Fernández o los hermanos Polo.

Prácticamente todos los entrevistados coinciden en señalar que Gesa Alcúdia y Gráficas García Inca tenían como único objetivo quedar campeón y jugar la fase de ascenso a Liga EBA. Ambos equipos manejaron presupuestos por encima de los 10 millones de pesetas (60.000 euros). Si hacemos una comparativa con el baloncesto actual, la mayoría de los equipos de la Lliga Palmer Inmobiliaria (categoría equivalente a aquella Segunda División) se mueven en presupuestos entre los 9.000 y 12.000 euros. El Flanigan Calvià, de Liga EBA, está alrededor de los 60.000 euros.

Se jugó una primera fase todos contra todos, entre octubre y febrero, que dejó como 4 primeros clasificados a Gráficas García Inca, Gesa Alcúdia, Mallorca B.C. y Opel Jovent Alaior, que jugaron posteriormente una segunda liguilla entre ellos, esta vez en lucha por el título. Los 6 restantes intentarían evitar el descenso.

Los dos favoritos se enfrentaron el 26 de marzo, tercera jornada de la liguilla final, en un Pavelló Municipal de Alcúdia lleno a rebosar. Los locales vencieron en un partidazo, 110/107, con 85 puntos anotados por parte del triplete Nin, Vila y Heredero. Hay que señalar que las entradas del partido costaron 1.500 pesetas (9 euros). Para hacernos una idea, las entradas de la temporada 19-20 para ver al B the travel brand Mallorca Palma de LEB Oro cuestan desde 10 euros. En los encuentros de Flanigan Calvià y del Palma Air Europa de Liga EBA no se cobra entrada.

Durante toda la temporada, los incidentes en los partidos entre ambos equipos fueron continuos, no tanto dentro de la pista, pues los jugadores y los técnicos tenían buena relación, como a nivel ambiental y directivo.

Y es que estamos hablando de dos formas de dirección muy diferentes. Por un lado, el Gesa, uno de los referentes del básquet mallorquín en los últimos años, presidido por Guillem Alomar, con una idea del baloncesto más tradicional, y por otra parte un Gráficas García con una directiva que procedía de forma mayoritaria del fútbol y con una visión diferente de la que estaba instaurada hasta ahora en el básquet isleño. Evidentemente, la llegada del grupo directivo inquense, liderado por Joan Rubert, se ve desde dos ópticas diferentes. Koldo Alonso explica que la directiva de Inca era “Gente de fútbol que aportó al baloncesto lo peor del fútbol”. De diferente forma piensa Arbucias: “Rubert y su equipo quisieron aplicar cosas del fútbol en el básquet que eran muy novedosas y hubo un choque con los directivos que llevaban mucho tiempo en el baloncesto, más conformistas, que ya les iba bien como se hacían las cosas.”

Transcurrieron el resto de jornadas con una derrota del Gesa y con pleno de victorias del Gráficas García. De esta forma se llegó a la última jornada con ambos equipos con posibilidades de victoria. El partido final se disputaría en Sa Creu de Inca, una nave industrial habilitada en cancha de baloncesto; el que saliera victorioso se llevaría el campeonato.

Es necesario apuntar el impacto mediático que generó este partido (EL PARTIDO, en palabras de Koldo Alonso): varios diarios dedicaron una página entera a la previa, y El Día Del Mundo, Baleares y Ultima Hora dedicaron 2 páginas a la crónica del partido el lunes. El Día Del Mundo, además, dedicó más de media portada al partido con el titular: El baloncesto le roba el protagonismo al fútbol”.

En un ambiente espectacular con Sa Creu al máximo de aforo permitido (más de 1.000 personas, pagando entrada), ambos equipos disputaron un gran partido, igualado hasta el descanso y que se decantó por parte local en el segundo tiempo. El 100/77 final dio al Gráficas García Inca el título de campeón del grupo balear de Segunda División y el pase a la fase de ascenso a Liga EBA en Monzón, donde una gran actuación le permitió lograr el ascenso a la entonces segunda categoría del baloncesto español.

Koldo Alonso: “La gente ansiaba tener baloncesto de élite en Mallorca, esa temporada se construyeron dos proyectos con jugadores mallorquines y ambos querían ascender. Fue una temporada dura, con broncas, y todo se decidió en el último partido.

Históricamente, las ciudades de Inca y Alcúdia tienen cierta rivalidad. Las directivas de los dos equipos, también. Pero precisamente esos roces ayudaron a darle más magnitud a la temporada y al partido final.

Los días previos al desenlace se calentó el partido, se dijeron cosas feas y el ambiente que nos encontramos fue como el de una cancha griega. Soy de la opinión de que al rival, en la cancha, si puedes ganarle de 20, no lo hagas de 18. Pero fuera de ella tienes que tratarlo bien, hay que tener señorío y la directiva del Gráficas García no lo tuvo.

En el partido durante la primera mitad, aunque no jugamos bien, mantuvimos el marcador igualado pero en la segunda parte no conseguimos reaccionar y el Gráficas García fue superior

Plantilla del Gesa Alcúdia:

Entrenador: Koldo Alonso

Segundo entrenador: Juan Pedro Sánchez

Bases: Joan Toni Ignaci (júnior), Tià Sánchez y Xisco Vila

Escoltas: Joan Alomar y Pedro Terrassa

Aleros: Miquel Camps, Pedro Mir, Miquel Llompart y Ángel Heredero.

Pívots: Xavi Nin, Xisco Paredes, Toni Cortés y Joan Company.

 

Pep Miquel Arbucias: “La directiva encabezada por Joan Rubert era muy ambiciosa, querían llegar lo más arriba posible en el básquet; tuvieron la suerte de tener un sponsor como Gráficas García y el apoyo de empresas de Inca que colaboraron y aportaron dinero. Una plantilla como la que se formó sólo se podía hacer con un esfuerzo económico muy grande, con dinero y con ambición.

En la primera fase perdimos 3 partidos: en Alaior (65/62), en Alcúdia (101/98) y en Son Moix ante el Mallorca B.C. (68/66), pero quedamos primeros.

Recuerdo que el tramo final de competición se vivió con muchísima expectación en Inca, con mucha gente implicada y con grupos de animación como Ses Bèsties Negres. El hecho de que fuese una ciudad pequeña influyó para que la gente se implicara. Sentían el equipo suyo y eso favoreció el gran ambiente que se vivió en Inca esos años, que culminaron con la plaza en LEB sólo 2 años después. Un ambiente parecido sólo lo recuerdo en los años del Prohaci/Syrius Patronat.

Antes del partido final, Tomeu Garcies nos reunió a Koldo y a mí, e hizo una previa de una hoja entera en Diario de Mallorca. La verdad es que tuvo una repercusión mediática brutal. Jugamos en Sa Creu, una nave del ayuntamiento reconvertida en pista de baloncesto, en la que entraron más de 1.000 personas. Había gente encima de la parte superior de los vestuarios.

A los 5 minutos, se lesionó Ramírez que ya no pudo jugar durante el resto del partido. Siempre fuimos por delante, excepto el 23/24 en la primera parte que acabó 43/41 a nuestro favor.

Tras el descanso, nosotros conseguimos una buena ventaja (66/49 en el minuto 10), que ya fue definitiva, pese a la fuerte presión del Gesa. Según la crónica de Baleares, firmada por Marco Antonio Corbacho, las claves de nuestra victoria fueron: la defensa, el dominio del rebote, el mejor porcentaje en los tiros desde la personal, los bases y el ambiente que consiguieron crear Ses Bèsties Negres.

Es cierto que hubo cierta rivalidad entre ambas directivas. Los de Alcúdia llevaban más tiempo, habían dominado el baloncesto de máximo nivel en Mallorca en los últimos años y acababa de llegar un club nuevo que les podía quitar ese estatus. Eso llevó a actos no muy correctos, digamos poco diplomáticos, entre ambas directivas.

Con el título conseguimos el pase a la fase de ascenso a Liga EBA, que se disputó en Monzón. Conseguimos la tercera plaza, que si bien no nos dio el ascenso directo, la directiva luchó por conseguirla en los despachos. Eso demuestra su ambición por llegar lejos.”

Plantilla del Gráficas García:

Entrenador: Pep Miquel Arbucias

Segundo entrenador: Joan Mateu

Bases: Ramon Rosselló (jugó hasta noviembre), Rafa Seguí (fichado mediada la temporada) y Tolo Oliver.

Escoltas: Pedro Durán, Pep Bisquerra y Xavi Valdivielso.

Aleros: Toni Fiol y Xavi Marín.

Pívots: Toni Ramírez, Victor Fernández, Miquel Àngel Pou, Juan De La Cruz y Tomeu Llompart.

 

Joan Rubert: “La intención era ascender y todo se resolvió en el partido final de la temporada. Tuvo que venir el arquitecto municipal para autorizar que pudiésemos poner sillas encima de los vestuarios y del bar para que pudiera acceder más público. Incluso haciendo esto, hubo gente que se quedó fuera, intentando verlo desde una barrera exterior o esperando en el parking que rodeaba Sa Creu. Inca tenía ganas de básquet de calidad. De hecho, el recuerdo más especial de esa época fue la afición que se creó, con Ses Bèsties Negres como pulmón, captando aficionados y patrocinadores. Gente joven, estudiantes y trabajadores, de un nivel humano impresionante. Considero que mimábamos mucho a nuestros equipos base, nuestros jugadores sénior iban a entrenar semanalmente a los equipos inferiores y eso hizo que nuestros niños siempre vinieran a ver los partidos del primer equipo, que sintieran los colores del Bàsquet Inca. Éramos una familia.

Tras lograr el Campeonato de Balears jugamos la fase de ascenso en Monzón. No logramos el ascenso en la pista, pero tras una renuncia quedaba una plaza libre que la Federació Catalana reclamaba para sus equipos, pero yo la luché y la conseguimos pels meus collons (sic).”

 

Terminamos de esta forma la entrevista a Joan Rubert, presidente del Bàsquet Inca durante 18 años, club que fundó junto a unos amigos en 1987 y que llevó, creciendo de la mano de Gráficas García en el aspecto económico, a LEB, siendo el club mallorquín que más tiempo ha estado en el baloncesto profesional. Un Rubert que reconoce como una de las claves de haber estado tantos años en primera fila del club inquense, haberse rodeado de gente mejor que él y haberla escuchado, y que ahora dedica su tiempo a cuidar de sus nietas Carla y Nuria, esperando a la tercera que viene de camino.

 

Agradecimientos:

Joan Rubert, Koldo Alonso, Rafel Gelabert, Jordi Riera, Pep Arbucias, Joan Alomar y a todos los equipos de Lliga Palmer Inmobiliaria que han cedido información.

img

Segueix-nos a Twitter

Fes-te fan a Facebook